mantenimiento piscinas

El mejor mantenimiento

es el que se hace todo el año

A finales de año pocos pensarán en la piscina que tanto disfrutan a lo largo de la temporada de verano. Cuando las temperaturas elevadas hacen que entregarnos a la frescura de un baño sea uno de nuestros pequeños deseos diarios, conservar el agua limpia y alejar sus brozas se convierte en una prioridad que asumimos satisfactoriamente. Esto es así: durante los meses de calor no hay nadie que no sepa que la piscina necesita un mantenimiento. Ahora bien, si buscáramos cuántas personas conocen que estos cuidados tienen que ir mucho más allá del verano, seguro que encontraríamos bastantes que no lo tendrían tan claro.

piscinas-hoja

No es más limpio quien menos ensucia, sino quien mantiene en mejor estado el agua de su piscina.

Lo cierto es que la conservación del buen estado de la piscina no está en absoluto supeditada a si la usamos o no. Claro que cuanto más nos bañemos, más atención necesitará y que, según dónde esté ubicada, a la climatología y vegetación de la zona o dependiendo de factores como si tiene cubierta o está totalmente destapada la calidad del agua se verá más o menos afectada y la intensidad y periodicidad del seguimiento que hagamos será diferente. Pero la intensidad de la conservación en verano no debe desfallecer el resto del año. En Piscines Sant Cugat somos especialistas en el mantenimiento de este espacio de bienestar, descanso y ocio tan singular de vuestro hogar. Sabemos que cada piscina es única y por eso os ofreceremos un servicio de conservación del agua y del entorno adecuado a vuestras necesidades.

mantenimiento-piscinas-sant-cugat

Desde la hibernación hasta la puesta a punto: dejadlo en nuestras manos.

No hace falta que os preocupéis por saber qué productos debéis emplear. Olvidaros también de cuál es el mejor momento para utilizarlos. Los profesionales de Piscines Sant Cugat os atenderemos siempre que lo solicitéis y haremos por vosotros el trabajo de mantenimiento. Una función que no se reduce sólo al verano. No deberíamos confundir el aumento de los esfuerzos que lógicamente tendremos que hacer en temporada de baño con la falsa idea de que, fuera de ésta, cuando empiece a refrescar, ya no tendremos que pensar más en ello hasta que la calidez de la primavera nos invite otra vez a querer probar la buena temperatura de la piscina. De hecho, en otoño y en invierno son también muy importantes los pasos que tenemos que llevar a cabo para tratar de preservarla en las mejores condiciones. Hay quien opta por un proceso de hibernación. El mes en el que nos encontramos es cuando se suele empezar a poner en práctica. Mediante la aplicación de diferentes productos químicos, el agua se mantendrá limpia hasta que nos volvamos a remojar. Esta elección, en efecto, es la más acertada si lo que queremos es no tener que vaciar la piscina hasta después de tres temporadas enteras.

mantenimiento-piscinas-entorno

Contactad con nosotros y os asesoraremos de la mejor manera.

Nos haremos cargo del mantenimiento de vuestra piscina a lo largo de todo el año. La puesta a punto antes de volverla a utilizar, con todo lo que ello implica: la regulación del pH, la cloración, la prevención de algas y la floculación de las partículas en suspensión que la enturbian. También nos ocuparemos del control en los cambios de horarios de la filtración automática, de la selección y aplicación de los productos químicos indispensables en cada época y de la solución al instante de los posibles problemas que os puedan surgir. Asimismo, nos haremos cargo del mantenimiento de los skimmers y de las bombas para que el sistema de filtración cumpla con eficacia su finalidad y os facilitaremos la limpieza de las brozas, del fondo y de las paredes a través de varios sistemas que podréis escoger según presupuesto y objetivos.