limpiafondos-automaticos-electricos-piscina

Qué limpiafondos comprar

Conozca qué limpiafondos se adapta mejor a sus necesidades

Como cada año, el inicio de la temporada de verano ha llegado a nuestros hogares sin que ni siquiera hayamos tenido tiempo de pensar en ello. Cortamos el césped, tendemos las sombrillas y nos equipamos para disfrutar del buen tiempo en el jardín de nuestra casa. Cuando parece que todo está listo, recordamos que de la última vez que nos bañamos en la piscina ya han pasado casi diez meses y la broza que se acumula en ella no nos deja otra alternativa que tener que pasarnos el primer día de verano poniendo a punto el agua. Una tarea aburrida y laboriosa que podríamos evitar si dispusiéramos de un limpiafondos adecuado a nuestras exigencias.

UN LIMPIAFONDOS PARA CADA PISCINA Y NECESIDAD

Encontrar el mejor sistema de limpieza para la piscina será más sencillo si conocemos los tipos, clasificados según si queremos que sean manuales, automáticos o integrados.


LIMPIAFONDOS MANUALES

Implican un poco más de esfuerzo por parte del propietario, que es quien debe dirigir el aparato aspirador, pero a la vez permiten más autonomía y decisión sobre la zona concreta a limpiar y el tiempo que se le quiere dedicar. Son los más económicos y los que tienen una vida útil más larga. Sin embargo, hacen que el filtro de la piscina tenga que trabajar más y no permiten una limpieza a toda prisa, que haría que la suciedad del agua se removiera en vez de ser aspirada.


LIMPIAFONDOS AUTOMÁTICOS

Si no volem netejar nosaltres mateixos l’aigua, aquesta és l’opció més apropiada.

Si no queremos limpiar nosotros mismos el agua, ésta es la opción más apropiada. Limpiafondos hidráulicos: la duración estimada de estos dispositivos es elevada. Como contrapartida, siguen un proceso de limpieza aleatorio que implica más tiempo de recorrido y, por lo tanto, más gasto energético. Además, hay que añadir que no cepillan el fondo, únicamente lo aspiran. Eso sí, ahorran mucho tiempo y esfuerzo al trabajar de manera autónoma.

Por aspiración: no necesitan mantenimiento, ya que aprovechan el sistema de filtrado de la piscina, que los propulsa a través del suelo.

Por impulsión o de presión: tienen un prefiltro que recoge buena parte de la broza, pero igualmente se benefician del filtrado general de la piscina, que usan a modo de depósito. Requieren la instalación de una bomba adicional.


Limpiafondos eléctricos

Además de aspirar, cepillan y barren el fondo de la piscina y hacen circular el agua y los productos químicos de limpieza. Son programables y fáciles de instalar y, aunque necesitan el mantenimiento del filtro, son los únicos que no usan el de la piscina, por lo que le alargan la vida y nos ayudan a ahorrar agua. La prestación más efectiva es que estos robots son capaces de trepar por los laterales de la piscina y proporcionan, pues, una limpieza integral del agua y las paredes.
No obstante, exigen una conexión a la electricidad o una batería, pero economizan el tiempo de limpieza gracias a su funcionamiento por ciclos.


LIMPIAFONDOS INTEGRADOS

limpiafondos-integrado

Que tengan una larga duración y no necesiten mantenimiento no evita que éste sea el sistema de limpieza más caro y más complejo de instalar. De hecho, forma parte de la misma estructura de la piscina, de modo que es aconsejable colocarlo cuando la construimos o rehabilitamos. A pesar de que no suele eliminar residuos grandes, proporciona una limpieza del fondo impecable y precisa.


¿CÓMO ESCOGEMOS EL MEJOR LIMPIAFONDOS?

No todos los limpiafondos son válidos para todas las piscinas. Debemos considerar cinco elementos clave que nos ayudarán a hacer una buena elección. Primero de todo, las dimensiones de la piscina. Si es pequeña, con un limpiafondos manual nos puede bastar. Pero si es mediana o grande, lo más indicado es optar por un dispositivo automático. La segunda característica es la forma de la piscina: con contornos cuadrados o rectangulares, un limpiafondos hidráulico garantizará un agua libre de impurezas; con paredes irregulares, los mejores serán los eléctricos, ya que suelen tener sistemas inteligentes y programables de movimiento. Una tercera variable es la pendiente y la profundidad. Independientemente del tamaño de la piscina, si la pendiente es muy acentuada nos conviene un limpiafondos con gran adhesión y propulsión. La cuarta particularidad es el tipo de piscina: si es elevada no se ensuciará tanto como si es enterrada, las desbordantes no necesitan limpieza superficial y las cubiertas se mantienen mucho más limpias que las exteriores. La última consideración la debemos tener respecto al revestimiento de la piscina, que reclamará un tipo de limpieza u otro en función de si tiene paredes de gresite, poliéster o liner.

ASESORAMIENTO Y ATENCIÓN PERSONALIZADA

A pesar de conocer las clases de limpiafondos y las variables que tenemos que valorar en el momento de decidirnos por un modelo o por otro, el último paso antes de tomar una decisión acertada es contar con un buen asesoramiento por parte de profesionales. A Piscines Sant Cugat les aconsejaremos personalmente para ofrecerles la mejor solución y despejar todas las dudas que les queden.